domingo, 14 de junio de 2020

CORPO DE CRISTO VIDA PARA O MUNDO



Examíname a fondo, Deus; coñece o meu corazón;
próbame, e coñece os meus sentimentos.
Olla se é torto o meu camiño,
guíame ti polo camiño eterno.

Este versos do salmo 139 serven de introducción ao comentario co que hoxe quero referirme nesta festividade do Corpus. O salmista traslada a memoria da intervención liberadora do Señor que nos describe hoxe a primeira lectura (Deut 8) e que nos fala das probas no deserto. Refíerese a fame e sede como o momento de proba no que o Señor puido coñecer o corazón do seu pobo. 
Examina, próbame, coñece os meus sentimentos. Referíandose non aos afectos, senón, a toda a forza que impregna o senso fundamental da vida e da acción do crente. 
O deserto e silencio do confianemto puxo a proba o noso corazón. Cal foi o noso alimento? Como nos fortalecimos? Que lugar ocupou a oración? Cal foi o meu diálogo co Señor e cos irmáns? Unha travesía de tres meses que non pode quedar reducido a un mal soño e no que aceptásemos como consecuencia lóxica a morte de milleiros de persoas. A nosa fe é fortalecida nas probas que nos fan ver que non somos nós, senón o Señor, o que nos leva ata a fin.
Non so de pan vive o home, senón de tada palabra que sae da boca de Deus. Con esta rotundidade o mesmo autor do deuteronomio nos axuda a facer un xustoi discernimento. O maná é aticipo da Palabra que descende e alimenta a vida dos homes, o Corpo de Cristo, comida para a vida dunha humanidade rescatada dunha travesía de desolación e orfandade para recuperar o xardín da vida en Deus e a condición de sermos fillos.


Quen come a miña carne e bebe o meu sangue vive en min e  eu nel (Xn 6)

O desexo de moitos ao saír da casa foi o de reunirse cos seus seres queridos, sentarse á mesa, compartir un banquete. O importante non era o que se puña enrriba da mesa, nin o que enchía as bandexas, senón a  posibilidade de alimentar a esperanza co compartir. Así o banquete é signo, non so da necesidade física de dar de comer ao corpo, senón, a de servir na mesa aos que queremos alimentar coa esperanza. A mesa familiar é o momento de poder expresar o que nestes meses foi sentarse a comer, moitas veces no silencio do corazón e co aturdimento das novas que co seu bombardeo continuo nos asediaban a alma creando a sensación de inseguridade e o medo a non poder enfrentarnos á nosa propia fraxilidade.
Xesús senta na mesa do seu Reino aos medoñentos apóstolos que a cruz puxo a proba o seu seguimento. Cristo resucitado parte o pan e dálles o alimento da caridade para levar a vida nova a este mundo. 


A miña comida é facer a vontade daquel que me mandou e levar a remate a súa obra. (Xn 4,34)

Agora xa son tempos de normalidade. Norma, regra, que nos ven dada polas medidas de prevención. Temos que ter coidado e coidar da saúde de todos con responsabilidade. Pero, iso é suficiente? So teño que andar con coidado? Non me dará a sensación de desconfianza cara as posibilidades de que outros me poidan transmitir unha enfermidade? ou que outros descofíen de se estou san? Como podo crear novos vínculos saudables?
Pois comenzando a considerar que a norma non é so a que me ven imposta, ou recomendada e convértese en obrigada cando pode ser motivo de sanción se non a cumro. Senón a considerar cal quero que sexa desde agora, como persoa crente, a norma vixente que debe renxer a miña vida. Non a dos propósitos que poidan rematar en asfixiar a alma, senón a de alimentar co amor sobreabundante do Pai. Aquel que nos encamiña na peregrinación, ás veces desconcertante da vida, pero que nos convida a axeonllarnos ante os irmáns para ofrecerlles o tributo da sincera entrega. Podo entregarme sen miramentos a unha superficilialidade que únicamente satisfaga os impulsos primarios, ou descubrir no sinxelo, na pobreza das nosas vidas, na sinxeleza da realidade, no pequeno e cotiá un camiño de vitalidade desbordante.

O pan que eu darei, é a miña carne, para a vida do mundo. (Xn 6)

Ser comida para dar vida. 
O compromiso caritativo da Igrexa que celebramos neste día de Corpus non é unha xeira de actividades que fagan desta institución un colectivo agraciado pola sociedade. A caridade é o desgaste dos membros crentes dunha comunidade que se converte en alimento para os famentos deste mundo. E hoxe, non podemos dar de comer do que nos sobra, senón sentarno na mesa pois a ela están invitados os cegos, eivados, coxos e desprezados... nos non somos máis que os servos que van servindo os manxares preparados con amor polo Señor.

Feliz día de Corpus
feliz día de caridade



















sábado, 23 de mayo de 2020

Novena á Nosa Señora da Franqueira 1

NOVENA Á NOSA SEÑORA DA FRANQUEIRA.

Como ben sabedes este ano resulta moi especial e tamén moi extraño. Pasadas algunhas semanas do comezo da alerta sanitaria e con todo o país metido na casa fixemos o anuncio de que a Romaría das Pascuillas non se poderían celebrar. Un fondo pesar atravesou a alma de tantos romeiros e peregrinos. O Covid19 arrebatou dun golpe o que viñamos a celebrar de tantos séculos. So a guerra o impedira.
Son moitas as víctimas que deixou tras de si esta enfermidad, moitas secuelas, moita dor nas familias e unha chamada a sermos máis responsables uns da vida dos outros. O mundo que vimos facendo abriuse no peito e descubriu a fraxilidade do que estamos feitos. Os medos afloxaron as nosas decisións e os pesadelos ocuparon o lugar dos nosos soños. Un cambio que ven para quedar a vivir connosco. 
Pouco a pouco, co esforzo de mnoitos, a solidariedade, o traballo e a constancia foise abrindo camiño á esperanza. A fraxilidade da nosa condición humana veuse non so na enfermidade, senón no virus que atravesa a toda a sociedade deixando ao descuberto unha vez máis as desigualdades e o débil que é a súa economía, o traballo e a estructura, edificada sobre os pilares do beneficio, a riqueza e un individualismo cada vez máis deshumanizador.
A medida que se van abrindo novas fases as víctimas, autenticas protagonistas desta traxedia, xa deixan de ser un dato, xa deixan de estar. Desgraciadamente fomos perdendo a oportunidade de enfrontarnos cara a cara ao dramna da morte para ocultala baixo un manto de falsa ledicia. Máis de 70 sacerdotes perderon a vida en esta pandemia en España, moitas relixiosas, hai uns días un peregrino me comentaba que entre familiares e amigos en Madrid faleceran 9. So penso na dura que é a situación. Por isto, meus amigos e amigas, sair airoso non é poder deitarse ao sol, ou gozar da oportunidade de degustar unha cervexa. Non o vexades como un discruso tráxico, intento ser o máis realista que podo.
Non soporto ver as infracións que se cometen ás normas por poder estar nunha terraza como se fora tan vital e ao mesmo tempo cambiar de canle por non ver as ringleiras de desamparados que acuden a buscar axuda inmediata e resolver o seu drama. Todos temos que ser fieis ao que se nos manda, e vou por un exemplo: se as persoas cando van a un local: un establecemento comercial, unha institución, ou pola rúa debe levar mascarilla, na igrexa tamén. Todos debemos cumprir coas franxas horarias para as idades de risco.

Por isto vou a abrir camiños con algunhas propostas para estes días da Novena en Honor da Virxe da Franqueira.

1.- Publicaremos na canle de you tuber un vídeo cada día coa novena á Nosa Señora, cunha reflexión e que poderemos seguir desde os nosos fogares.

2.- Enviarase a través da páxina web e dos medios dos que dispomos unhas verbas que nos axuden a afondar na celebración da festividade da Virxe sabendo que non haberá romeiros e peregrinos

3.- Fago un chamamento á responsabilidade e ao cumprimento das normas establecidas polas autoridades sanitarias. Por isto lembremos que xa teremos tempo para vir a visitar o santuario. Agora debemos coidarnos e coidar dos demáis. Daremos conta dos criterios

4.- Estamos de loito e debemos respetalo

seguimos en contacto

unha aperta
Xabier Alonso




ECOS DA FRANQUEIRA 15. Visita ao santuario 2

domingo, 3 de mayo de 2020

FELICIDADES MAMÁ. Carta ás nais. HOxe envía o nome da túa nai para rezar por ela na Eucaristía

Monumento ás nais na parroquia da Lamosa
Non se rompen os fíos, nin os vínculos, non se esquecen as verbas nin esbaran as memorias, non se fugan os susurros nin se calan os cantos. Non, non valen as excusas, hoxe abrazamos a quen nos pariu con dolor e converteu o pranto dunha nova creatura en gozo para o futuro. E cando digo parir non so de xeito fisico, senón que moitas son as nais que teñen dores de parto dando a vida a quen estivo encamiñando a súa á morte.

Mamá, porque non dicilo, hoxe podemos dicir mamá. A ti, a cada unha de vós felicidades. Hoxe que soarán os teléfonos, compartiranse vídeos, rapasaranse fotografías, falarase de lembranzas e faranse novos os bicos. Mamá, a que xa están cansadiña, con ese desexo de ver pasar este tempo duro no que se ramatan os teus días, aínda que non entendes moito, pero que che lembra tempos difícles do pasado que non quixeches por veces lembrar nin compartir. Mamá, que os teus ollos cansos viron pasar pola túa mesa tardes de confidencias, que arromaches contra o teu peito noites de pesares. Mamá, que deitada na cama non pechabas ollo, que madrugaches e fixeches horas longas de labor. Mamá, si, que deches vida e a fixeches túa ata a fin, que cada fillo e filla é neno e nena aínda que xa sexan avós.

Mamá, que estás no mellor da vida, que xa ves como todo se vai arranxando, que segues a por paixón e amor e todo o que fas, que pos unha dose de perdón nas equivocacións e pasos malogrados dos fillos. Mamá, que ves con preocupación como van medrando os pequenos sen darte conta, que xa non son tan nenos, que queres telos agochados baixo o teu mantelo. Mamá, que a vida te fai pensar e non sabes ben como será, que isto da pandemia te revoluciona o corazón e te desvela ver para o futuro. 

Mamá, que acabas de parir, dar a luz, alumear este mundo cos choros dunha nova criatura. Que a primeira mirada converteuse en bálsamo reconfortante, que o seu corazón late acompasado co agarimo do teu colo. Mamá, que choras e ris ao mesmo tempo, que miras ao ceo e pensas que o imposible se fai realidade, que xa nada pode ser igual.

Mamá, que o estás a punto de ser. O teu pequerrecho non está confinado, nin preso, está nos teus coidados. Xa es nai, xa o estás sendo, xa o estás gozando, vivindo, e todo desde a espectativa. E pensas, qué magoa nacer nun mundo como o que estamos a ter. Pois si. Porque cada un de nós é unha verba, unha mensaxe de esperanza, de vida, de amor. E o teu fillo, a túa filla, a de todas as nais, son esperanza cumprida, esperanza para que o mundo comprenda a fraxilidade do noso ser, e sen ti, sen o cariño e coidados dunha nai, non hai futuro. 

Mamá, hoxe a miña lembranza vai por ti.
Grazas pola vida, grazas polo amor, grazas pola fe, grazas por axudarnos a cada un a ser nós mesmos e descubrirnos a paixón de chegar á fin.

Grazas á nosa Nai María, a que pariu a Vida e Salvación, que nos trouxeches a esperanza. A tí, María, encomendamos a todas as nais.



Hoxe quero facervos unha proposta:

Neste día quero por os nomes das nais enriba do altar da Eucaristía, ao carón da nosa naiciña. 
Por favor 

ENVÍAME O NOME DA TÚA NAI PARA REZAR POR ELA.
A TÚA NAI, PARA DARLLE GRAZAS AO SEÑOR POR ELA E FELICITALA NESTE DÍA DE MAIO, NESTE DOMINGO PASCUAL, NESTE MES DE MARÍA
A TÚA NAI QUE FALECEU, PARA PRESENTALA A DEUS FONDE DE VIDA.

ENVÍAME O NEOME DAS QUE VAN SER NAIS E AS QUE O SON NA SÚA XUVENTUDE

FAINO A TRAVÉS DO FACEBOOK


OU TAMÉN POLO WAPP

609472591

hoxe queremos por diante da nosa Naiciña os nomes de todas as nais

unha aperta

Xabier Alonso

viernes, 1 de mayo de 2020

OS NENOS E NENAS SEGUEN A REZARLLE Á VIRXE DA FRANQUEIRA

Benqueridos todos.
Que mellor xeito de iniciar este mes de maio, en plena pascua que da man dos máis pequenos da casa. Hoxe compartimos esre agasallo que lle están a facer á Nosa Señora, a Virxe da Franqueira. Estamos a recibir os debuxos que fan na casa, a través do wapp ou o correo, os pais envían as obras feitas polos cativos e que son a mellor forma de por as nosas pregarias á María. Son debuxos cheíños de forza e de amor, de ilusión para todos e de saúde para os doentes. 
Queremos agradecer aos que estades a participar e vos animamos a que enviedes os debuxos á Virxe da Franqueira.
As fotos das flores que pomos nas pantallas xa pasan das 200, graciñas por esta xenerosidade do amor á Virxe. 
Seguide participando

Wapp:  609472591
Correo: info@afranqueira.org

Xabier Alonso





martes, 28 de abril de 2020

1º DE MAYO BIEN DISTINTO


A lo largo de estas semanas de confinamiento hemos abierto una ventana a la imaginación. A través de ella se desarrollaron múltiples iniciativas que nos permitieron unir una situación tan difícil de asimilar como es la actual y la "normalidad" a la que estamos desando llegar. Hemos tirado del hilo telefónico y de otros hilos invisibles para conectarnos con la familia y amigos, pasamos de comunicarnos con la voz a la necesidad de vernos las caras y así vernos a los ojos, poder consolar la tristeza y reírnos juntos. Pero también han corrido como una corriente de solidaridad la necesidad de estar cerca de los enfermos, de las familias que se desarman ante la muerte, de buscar palabras y gestos de cariño y consuelo. Hemos dejado entrar en nuestros hogares las historias, que ya no son anónimas, de familias que ven un futuro incierto, de economías domésticas marcadas por la incertidumbre.
Todo esto ha sido necesario para socorrer en la inmediatez de lo que ha sucedido. Ahora una nueva fecha de reivindicaciones se acerca, el 1º de mayo, día del trabajo, y, como no, fiesta de San José Obrero. Hoy hemos conocido los datos, que aún no son los totales, pero que nos sitúan ante el desierto desolador de un nuevo comienzo que se impone en nuestra sociedad. Una destrucción de empleo que no es, como nos puede pasar con las víctimas de la pandemia, una estadística, unos números... son la realidad dura y dolorosa de un mundo que se mueve hacia una nueva transformación. No podemos admitir que una vez más los débiles sean las víctimas, porque realmente la que está teniendo síntomas de debilidad es la sociedad. Esa que, calladamente, admitió como mal menor una economía sumergida, un trabajo precario, una migración como mano de obra barata marcando las diferencias y desigualdades. Una sociedad que se pavonea de ser una sociedad del bienestar y aumenta sus privilegios de un primer mundo insaciable para no ser capaz de saciar los derechos inalienables de muchos. Y entre esos derechos el de un trabajo decente.
Este 1º de mayo no es igual, ya nada es igual y una necesidad imperiosa nos reclama una nueva respuesta. Hace unas semanas le decía a una persona que no es tiempo de atrincherarnos en ideologías sino de descubrir en esta nueva época un cambio humanístico, una nueva humanidad marcada por la compasión y la misericordia. 
Os invito a leer el manifiesto preparado por varias entidades de ámbito eclesial Iglesia por el trabajo decente que nos invita a lanzar un aplauso concienciado en el ámbito laboral.


De la misma forma que somos imaginativos para abrir nuestros balcones, hagámoslo para llenar nuestros corazones. En ellos pongamos el deseo de un nuevo estilo, el de Jesús, de presencia y escucha, de empatía y misericordia. El estilo de tomar de la mano y consolar, de reforzar las capacidades y animar, el estilo de resurrección de dar vida, de rehabilitar e insertar a todos en una sociedad que camine hacia lo que le falta: ser hermanos. En este planeta hay países que en su momento tomaron como lema la libertad, pero se construyó en la desigualdad, otros se cimentaron esa supuesta igualdad, pero a sus ciudadanos les faltaba libertad; pero, ¿dónde la fraternidad?. Pues llega el momento de hacer que las palabras se comuniquen en nuestros gestos y decisiones.
En esta próxima fiesta de San José Obrero recordamos que el mandato de trabajar no es un castigo, es la colaboración en la obra creadora, que la transformación del mundo no es una competición de enriquecimiento, que la familia humana vive en un hogar que nos ha sido regalado y que es nuestra responsabilidad su cuidado, que nos necesitamos unos a otros para crecer, que lo más pequeño se convierte en lo imprescindible. 
Rezo por todos y en estos días pongo mi oración por los trabajadores, por los desempleados, por los migrantes y por los que no tienen nada.
Por todos, mi oración
Para todos nuestro esfuerzo de cada día

Xabier Alonso



















domingo, 26 de abril de 2020

CARTA AOS NENOS E NENAS

Presnentación dos nenos á Virxe da Franqueira
Algo tan sixelo como sai r da casa nunca se converteu a algo tan importante.
Unha oportunidade de disfrutar do sinxelo. Saír collidos da man de quen nos quere para tomar o aire, camiñar, gozar do que nos é regalado, porque ao fin o mellor que temos é o que nos ven dado de valde. 
Que gran gozo e alegría poder estar cos nosos e camiñar co que temos, non so co que desexamos, senón do que nos entregan.
Esta mañá quixen lembrarme dos máis pequenos e ver como cada familia e toda a sociedade quere facer este regalo a vós. ¡Qué gran lección!
Estes días pasados veía como nas noticias puñan o que esperaban os pequenos da casa: saír a xogar, estar cos amigos, ir á escola (nunca se converteu en tan desexable ir ao colexio como agora, ir ao parque, estar cos avós, e hoxe tivestes a oportunidade de facelo.
Moitas felicidades.
Pasarán os anos e lembraredes, ou non, estes días con gozo. Cambiounos a vida a todos pero ben seguro que para mellor. 
Agora tócanos ensinarvos que disto que disfrutamos é un regalo: o sol, o aire, os amigos, a familia, os xogos, non se compra con cartos, senón que é un regalo. Loitar por cousas non vale moito.
Esta tarde noite xa é distinta, e os días que veñen tamén.

Hoxe quero presentar á Virxe os vosos risos, a festa de chimpar, correr, rir, ser nenos e nenas que disfrutades da vida. 
Quero pedirvos un favor. Cando teñades tempo, que supoño que sí, fagades nunha folla un debuxo, o que vos queirades facerlla á Nosa Señora da Franqueira. O fagades con cariño, cos vosos pais, e lle escribades a vosa oración á Virxe María. Ma podedes enviar a info@afranqueira.org ou ao wapp 609472591 e eu a imprimirei para por diante da maxe da Virxe. Quero adornar o altar da Virxe cos vosos debuxos para lembrar na oración que estades nesta casa con ela, e  están as vosas familias.

Meus amigos. Hoxe lembrade a Xesús, na casa de Nazaret, con María e Xosé, facendo os labores de cada día, aprendendo e colaborando, sendo neno. 

Sede moi felices

Rezo por todos
Xabier Alonso
26-04-2020

martes, 7 de abril de 2020

CRISTINA DE CASTRO. El adiós de una mujer embarcada en la mar



Esta madrugada falleció una de las mujeres más emblemáticas de nuestra Iglesia de Tui-Vigo Cristina de Castro. Desde este pequeño espacio le dedico mi mas sentido homenaje. 
Hay personas a las que se les puede definir con ese término que nos invitaba el Papa en el mes misionero: la Iglesia es Misión. O como se nos descubre en la Doctrina Social de la Iglesia: la Iglesia es Caridad. Pues Cristina es misión con la mar y sus gentes, es caridad con los más explotados en este ámbito. Con su pequeño equipo ha llevado por innumerables singladuras la nao del Apostolado del Mar. Recabó ayudas por todas partes y no se olvidó de las mujeres de los marineros con la Asociación Rosa dos ventos. Ahora se la veía frágil, encorvada, sin ese arranque de fuerza que da la juventud, pero con la lucidez de quien tiene en el centro el amor vocacional, el amor de respuesta, ante quien padece y sufre, pues es presencia del Señor.

En estos días de confinamiento con ella os invito a poner nuestra mirada en aquellos a los que ella ponía en su corazón y que para nosotros nos dan la clave para vivir estos días encerrados.
Marineros, en todas sus facetas y sectores, que pasan largos meses lejos de sus familias, "encerrados" en un barco que surca inmensos mares. No son el hogar, sino el lugar de trabajo, y sin mas posibilidad que elevar la mirada al horizonte y poner el deseo en volver a casa.
Las mujeres de los marineros, separadas de los suyos, las madres y padres, los hijos e hijas. La familia que solo se comunican, ahora gracias a los nuevos medios, por teléfono y que ven crecer a los suyos, superar los problemas y afrontar los riesgos sin su  esposo, padre o hijo.
Los migrantes y refugiados que encuentran en el mar su salvoconducto o el cementerio en el que se acaban las esperanzas de un viaje inacabado. 
El año pasado, compartimos como cada cuaresma, la oración de las 24 horas. Y sin poder levantar la cabeza por su dificultad para caminar derecha traían su nueva reivindicación. Un equipamiento de salvavidas que era pieza imprescindible para los marineros y que era necesario que llegase a todos.
La jornada de Voluntariado de Cáritas de Galicia que se celebró en Vigo el año pasado nos permitió visualizar la apertura al mar gracias a los detalles decorativos que con tanto cariño nos entregó para este evento.
Y como no, postrada delante del Señor Sacramentado en la Ofrenda del Mar que cada año reúne a nuestra diócesis en el Templo Votivo de Panxón y que preside nuestro obispo, promotor del Apostolado del Mar en la Conferencia Episcopal Española.
Cubierta por el manto de la Virgen María en su advocación del Monte Carmelo en sus procesiones por la Ría de Vigo y las celebraciones en el día de su fiesta.

Hace unos días el Papa Francisco nos invitaba a meditar el hermoso texto de la tempestad calmada, hoy, en mi recuerdo y oración por Cristina quiero traer este párrafo:

El Señor se despierta para despertar y avivar nuestra fe pascual. Tenemos un ancla: en su Cruz hemos sido salvados. Tenemos un timón: en su Cruz hemos sido rescatados. Tenemos una esperanza: en su Cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nada nos separe de su amor redentor. En medio del aislamiento donde estamos sufriendo la falta de los afectos y de los encuentros, experimentando la carencia de tantas cosas, escuchemos una vez más el anuncio que nos salva: ha resucitado y vive a nuestro lado.

Cristina, tu travesía ha llegado a su fin, en el puerto de tu singladura está el patrón que
guía nuestras vidas y ha convertida la tuya en Misión y Caridad. 
Cristina, gracias por tu generosa entrega y tu amor.
El sol se duerme en el horizonte, más allá de las Cies, y descansa sereno en espera de un nuevo día.

Xabier Alonso Docampo
Delegado de Acción Caritativa Social
A Franqueira, 07-04-2020

Os invito a entrar en este artículo de la Revista Vida Nueva





















martes, 31 de marzo de 2020

CARTA AOS AVÓS E AVOAS

O meu recuncho de oración na casa tendo presente as parroquias, e unido a todas as familias
Carta aberta aos avós e avoas

Benqueridos amigos e amigas: 
Cando vos preguntan cantos anos tedes, acostumades a dicir, "vouche camiño dos 90", por exemplo. Qué curioso!. Non se din os anos cumpridos senón os que están por chegar. Penso que dentro desta palabra hai moito máis. Primeiro a forza de por a ollada atrás e ver todo o camiño andado, que non é pouco. Como esta viciña de Pontevedra que acaba de cumprir os 110, ou sexa, que xa está camiño dos 111. Un camiño andado que no número se converte en agradecemento, en vida que non se atrancou nos tempo antergos, senón que a base de superación foi chegando á meta, perdón, está camiño dunha meta na que se é consciente que chegará.
O segundo, ao dicir, vou camiño, está a ter unha actitude ben distinta dos adolescentes ou mozos e mozas. Cando cumpres 18, berras, xa son maior de edade. Xa teño 18, xa podo... e saimos no seu momento coa satisfacción de ter superado un obstáculo que che permite xa emanciparte, decidir por ti  mesmo e ser responsable dos teus actos diante da sociedade. En troques, para vos, os maiores, abrides a ollada á espereranza do que está por vir, que é a data do seguinte cumpreanos.
Hai outra expresión que utilizades moito: eu xa che vivín moitos anos. E nesa frase resúmese unha morea de experiencias duras e difíciles, tamén a de grandes satisfaccións e loitas, e por suposto de sorisos e ledicias. Moitos anos, moita vida, moita historia, que ás veces ides gardando no corazón á espera de seren escoitadas, porque entendedes que ese tesouro non se pode agochar, é irrepetible e necesitades compartilo cos vosos. Porque si, tedes historia para escribir un libro, a ben seguro que os vosos fillos e netos lles gustaría, nestes días poder ir escribindo convosco cada páxina desta historia interminable, porque non remata en vós, senón que é a continuidade do que recibistes e seguirá no que está por vir.

Meus queridos. Hoxe quero darvos as grazas, aos avos e avoas máis maiores. Eses que pasastes as de San Quintín. Eu so coñecín de cativo a miña avoa paterna e teño un leve recordo dela, en concreyo un par de momentos e o seu falecemento que era eu moi cativo, pero que nunca se borrou. Pero sí a lembranza da miña avoa Enriqueta, que me agasallou co cáliz da primeira misa, e que hoxe, en lembranza de todos usarei na Eucaristía para ofrece por todos vós. 
Pois como ela, os avos e avoas, que vivistes a posguerra, os que agora tamén lembrades na vosa infancia aqueles anos duros. Moitos que tiveron que verse moi apretados para sacar adiante familias de moitos fillos e cun traballo duro. Ver os fillos marchar para a emigración a gañar un xornal e ir xuntando para facer algo de proveito para o futuro. Hoxe, avós e avoas, que deixastes a aldea para abrirvos vida nas cidades, cambiar de estilo de vida, comenzar un novo xeito e como se di espabilar para ter onde meterse. A base de aforrar, non quixestes que os vosos novos pasaran as necesidades e faltas que tivestes que pasar vós. Cantos dos que agora está sos nos pisos das grandes cidades foi a base de esforzos titáncos e de renuncias de silencios e de comprensións forzadas para non volver a repetir as frases tan traídas "canto vicio tedes agora!". 
Avós a evoas que nestes anos, co desexo de disfrutar da merecida xubilación, anque ás veces ben cativa, ides deixando un diñeiriño para darllo a cada neto, ou bisneto, e dicindo o consello "non o estragues, vaino xuntando pro que che faga falta". E chegou unha maldita crise, que moitos aínda non entendemos. E mira, algúns eses aforros foron aproveitados polas feras da especulación a través dunhas preferenciais que vos sumiron na tristura. Pero cantos de vós apretastes o cinto, abristes os brazos e a porta da casa, e acollestes unha vez máis os problemas da familia. Porque sempre destes esa lección de que as cousas hai que arranxalas na casa. E os netos que empezaron a vida e teñen que pagar a hipoteca, e a filla que quedou no paro, ou ter que facer de pai e nai buscando os pequenos a gardería porque todos temos un montón de cousas que facer. E os aforros para axudar a pagar a universidade. E ás veces vos custa comprender como non se sabe aforrar e se pon como primeiro ir de viaxe, ou de festa ou gastar por gastar. Pero xa sabemos, está metido nos miolos o de afogar penas con festas, pero as que sabiades facer vós, con cariño sen moitos excesos, preparando o xantar na casa e sen tirar nada que co que sobra pódese facer unha empanada ou roupa vella.
E agora, tócanos a nós responder. Si. Agora non vos podemos deixar sos. Nesta batalla vós sodes os capitáns que guiades as tropas da casa para saber calcular ben o que temos que facer, e lembrarnos as leccións que vós aprendistes de novos. Agora non queremos que esteades sos, eu non quero que vos sintades sos. Porque sodes un tesouro inesgotable. Este bichiño vos fai vulnerables, pero permitídenos que nos poñamos nós por diante para poder defendervos. Darnos as armas: a fortaleza que vos mantivo toda a vida, a esperanza que vos fai ver cara adiante, a alegría das cousas pequenas, os silencios para madurar, a solidariedade coa que sempre vos axudastes, a paciencia de saber esperar serenamente, a sabedoría de non improvisar senón de facer ben os cálculos, os recursos de quen aproveita cada migalla, a familia que nunca abandonastes. Con estas armas ben seguro que chegaremos todos á fin.
Vós tedes moito que ensinarnos, e nós teremos moito que aprender.
Desde a fraxilidade do noso mundo unido á vosa fraxilidade, quero darvos as grazas e acompañar estas letras coa palabra de Deus.
Pois o Señor, para comezar un pobo de crentes que somos toda esta humanidade, chamou a Abrahám, maior, gastado polos anos, e a súa dona Sara, estéril. Pediulles un reto, saír da súa terra, camiñar aínda máis adiante do que eles non tiñan pensado. E o máis sorprendente: ter un fillo. Así, con Isaac, cunmpriuse a promesa de Deus. A vosa fe, fálame de escoitar a Deus, de deixar e abandonar o que non da máis que incertezas e enche o corazón de ilusións vans, e aínda do cansanzo seguir adiante. A fecundidade, con Deus, non está esgotada, senón que segue, e por moitos anos. Vexámolo ou non, pero segue adiante.
Quero lembrarme de Simeón e de Ana. Xa esmorecidos no corpo, pero cheos de esperanza por ver ao Señor. E alí, no medio do templo, foron impulsados polo Espírito. E descubren no meniño dunha familia pobre ao Salvador. Vós, os maiores, nos ensinades a que nada pase desapercivido, porque o Espírito coa forza dos anos está en vós. Axudarnos a descubrir ese Deus débil, fráxil, pequeno, cotiá co que dialogades cada noite e lle pedides por todos, porque a vosa oración é grande, agradecida e amable. 
Quero lembrarme de Nicodemo. Ese vello do Sanedrín que ía de noite a ver a Xesús porque quería saber, coñecer, e necesitaba como lle dixo o mestre, nacer de novo. E foi quen de dar a cara por Cristo ao fin. El e Xosé de Arimatea axudaron a levar o corpo do Señor ao sepulcro, e vivir a experiencia amarga dun enterro insólito e duro de asimilar, acompañar a María e facer unha obra de misericordia da que nós temos aprendido. 
Solo dicirvos por fin, que xunto a María rezo por vós, téñovos moi presentes e manifesto a  miña dispoñibilidade para o que necesitedes.
O meu abrazo fraterno
Xabier Alonso
A Franqueira, Prado da Canda e A Lamosa










viernes, 27 de marzo de 2020

MEDITACION DEL PAPA EN LA BENDICIÓN URBI ET ORBE

Escuchamos la Palabra del Señor del Evangelio según Marcos 4, 35-41

Al atardecer de ese mismo día, les dijo: «Crucemos a la otra orilla». Ellos, dejando a la multitud, lo llevaron a la barca, así como estaba. Había otras barcas junto a la suya. Entonces se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua. Jesús estaba en la popa, durmiendo sobre el cabezal. Lo despertaron y le dijeron: «¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?». Despertándose, él increpó al viento y dijo al mar: «¡Silencio! ¡Cállate!». El viento se aplacó y sobrevino una gran calma. Después les dijo: «¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?». Entonces quedaron atemorizados y se decían unos a otros: «¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen».


Texto de la meditación del papa:

«Al atardecer» (Mc 4,35). Así comienza el Evangelio que hemos escuchado. Desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido. Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas.

Nos encontramos asustados y perdidos. Al igual que a los discípulos del Evangelio, nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa. Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitados de confortarnos mutuamente.

En esta barca, estamos todos. Como esos discípulos, que hablan con una única voz y con angustia dicen: “perecemos” (cf. v. 38), también nosotros descubrimos que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino solo juntos. Es fácil identificarnos con esta historia, lo difícil es entender la actitud de Jesús.

Mientras los discípulos, lógicamente, estaban alarmados y desesperados, Él permanecía en popa, en la parte de la barca que primero se hunde. Y, ¿qué hace? A pesar del ajetreo y el bullicio, dormía tranquilo, confiado en el Padre —es la única vez en el Evangelio que Jesús aparece durmiendo—.

Después de que lo despertaran y que calmara el viento y las aguas, se dirigió a los discípulos con un tono de reproche: «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?» (v. 40). Tratemos de entenderlo. ¿En qué consiste la falta de fe de los discípulos que se contrapone a la confianza de Jesús? Ellos no habían dejado de creer en Él; de hecho, lo invocaron. Pero veamos cómo lo invocan: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» (v. 38).

No te importa: pensaron que Jesús se desinteresaba de ellos, que no les prestaba atención. Entre nosotros, en nuestras familias, lo que más duele es cuando escuchamos decir: “¿Es que no te importo?”. Es una frase que lastima y desata tormentas en el corazón. También habrá sacudido a Jesús, porque a Él le importamos más que a nadie. De hecho, una vez invocado, salva a sus discípulos desconfiados.

La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades. Nos muestra cómo habíamos dejado dormido y abandonado lo que alimenta, sostiene y da fuerza a nuestra vida y a nuestra comunidad.

La tempestad pone al descubierto todos los intentos de encajonar y olvidar lo que nutrió el alma de nuestros pueblos; todas esas tentativas de anestesiar con aparentes rutinas “salvadoras”, incapaces de apelar a nuestras raíces y evocar la memoria de nuestros ancianos, privándonos así de la inmunidad necesaria para hacerle frente a la adversidad.

Con la tempestad, se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos.

«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». Señor, esta tarde tu Palabra nos interpela y se dirige a todos. En nuestro mundo, que Tú amas más que nosotros, hemos avanzado rápidamente, sintiéndonos fuertes y capaces de todo. Codiciosos de ganancias, nos hemos dejado absorber por lo material y trastornar por la prisa.

No nos hemos detenido ante tus llamadas, no nos hemos despertado ante guerras e injusticias del mundo, no hemos escuchado el grito de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo. Hemos continuado imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo.

Ahora, mientras estamos en mares agitados, te suplicamos: “Despierta, Señor”. «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». Señor, nos diriges una llamada, una llamada a la fe. Que no es tanto creer que Tú existes, sino ir hacia ti y confiar en ti. En esta Cuaresma resuena tu llamada urgente: “Convertíos”, «volved a mí de todo corazón» (Jl 2,12).

Nos llamas a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección. No es el momento de tu juicio, sino de nuestro juicio: el tiempo para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es. Es el tiempo de restablecer el rumbo de la vida hacia ti, Señor, y hacia los demás.

Y podemos mirar a tantos compañeros de viaje que son ejemplares, pues, ante el miedo, han reaccionado dando la propia vida. Es la fuerza operante del Espíritu derramada y plasmada en valientes y generosas entregas. Es la vida del Espíritu capaz de rescatar, valorar y mostrar cómo nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes —corrientemente olvidadas— que no aparecen en portadas de diarios y de revistas, ni en las grandes pasarelas del último show pero, sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia: médicos, enfermeros y enfermeras, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas y tantos pero tantos otros que comprendieron que nadie se salva solo.

Frente al sufrimiento, donde se mide el verdadero desarrollo de nuestros pueblos, descubrimos y experimentamos la oración sacerdotal de Jesús: «Que todos sean uno» (Jn 17,21). Cuánta gente cada día demuestra paciencia e infunde esperanza, cuidándose de no sembrar pánico sino corresponsabilidad. Cuántos padres, madres, abuelos y abuelas, docentes muestran a nuestros niños, con gestos pequeños y cotidianos, cómo enfrentar y transitar una crisis readaptando rutinas, levantando miradas e impulsando la oración. Cuántas personas rezan, ofrecen e interceden por el bien de todos. La oración y el servicio silencioso son nuestras armas vencedoras.

«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». El comienzo de la fe es saber que necesitamos la salvación. No somos autosuficientes; solos nos hundimos. Necesitamos al Señor como los antiguos marineros las estrellas. Invitemos a Jesús a la barca de nuestra vida. Entreguémosle nuestros temores, para que los venza.

Al igual que los discípulos, experimentaremos que, con Él a bordo, no se naufraga. Porque esta es la fuerza de Dios: convertir en algo bueno todo lo que nos sucede, incluso lo malo. Él trae serenidad en nuestras tormentas, porque con Dios la vida nunca muere. El Señor nos interpela y, en medio de nuestra tormenta, nos invita a despertar y a activar esa solidaridad y esperanza capaz de dar solidez, contención y sentido a estas horas donde todo parece naufragar.

El Señor se despierta para despertar y avivar nuestra fe pascual. Tenemos un ancla: en su Cruz hemos sido salvados. Tenemos un timón: en su Cruz hemos sido rescatados. Tenemos una esperanza: en su Cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nada nos separe de su amor redentor. En medio del aislamiento donde estamos sufriendo la falta de los afectos y de los encuentros, experimentando la carencia de tantas cosas, escuchemos una vez más el anuncio que nos salva: ha resucitado y vive a nuestro lado.

El Señor nos interpela desde su Cruz a reencontrar la vida que nos espera, a mirar a aquellos que nos reclaman, a potenciar, reconocer e incentivar la gracia que nos habita. No apaguemos la llama humeante (cf. Is 42,3), que nunca enferma, y dejemos que reavive la esperanza.

Abrazar su Cruz es animarse a abrazar todas las contrariedades del tiempo presente, abandonando por un instante nuestro afán de omnipotencia y posesión para darle espacio a la creatividad que sólo el Espíritu es capaz de suscitar. Es animarse a motivar espacios donde todos puedan sentirse convocados y permitir nuevas formas de hospitalidad, de fraternidad y de solidaridad.

En su Cruz hemos sido salvados para hospedar la esperanza y dejar que sea ella quien fortalezca y sostenga todas las medidas y caminos posibles que nos ayuden a cuidarnos y a cuidar. Abrazar al Señor para abrazar la esperanza. Esta es la fuerza de la fe, que libera del miedo y da esperanza.

«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». Queridos hermanos y hermanas: Desde este lugar, que narra la fe pétrea de Pedro, esta tarde me gustaría confiarlos a todos al Señor, a través de la intercesión de la Virgen, salud de su pueblo, estrella del mar tempestuoso. Desde esta columnata que abraza a Roma y al mundo, descienda sobre vosotros, como un abrazo consolador, la bendición de Dios.

Señor, bendice al mundo, da salud a los cuerpos y consuela los corazones. Nos pides que no sintamos temor. Pero nuestra fe es débil Señor y tenemos miedo. Mas tú, Señor, no nos abandones a merced de la tormenta. Repites de nuevo: «No tengáis miedo» (Mt 28,5). Y nosotros, junto con Pedro, “descargamos en ti todo nuestro agobio, porque sabemos que Tú nos cuidas” (cf. 1 P 5,7).

REFLEXIÓN PARA EL DÍA 9º REUNIDOS RECIBIMOS LA FUERZA DEL ESPÍRITU

REFLEXIÓN PARA EL DÍA 9º
REUNIDOS RECIBIMOS LA FUERZA DEL ESPÍRITU

He leído hace un momento un artículo que se titulaba "Un nuevo Pentecostés". Hacía el paralelismo entre ese día maravilloso en que los apóstoles reciben el don del amor de Dios prometido por el Señor Resucitado y nuestros hogares y la acción de la Iglesia que sale al encuentro de las personas heridas por esta pandemia. Una herida profunda que se clava en las carnes de nuestra sociedad haciéndola gustar el amargo sabor del sufrimiento. 

El día de Pentecostés aquellos hombres y mujeres, con María en el centro, están encerrados en casa por miedo. No se atreven a salir. Pero están en oración. No han perdido la esperanza, y una vez más, María, como icono de la Iglesia naciente, da la clave: la unidad. Una unidad de espíritus que anima a no caer en el pesimismo. Saben que fuera está el reto de anunciar a Cristo, crucificado, muerto, sepultado, que desciende a lo más recóndito de la muerte de la humanidad: ¿Cómo hacerlo? Pues experimentando en ellos mismo el nacer a la vida nueva que engendra el Espíritu. María, anima a decir sí a la fuerza que viene de lo alto, al fuego derramado en los corazones de los que confían. A decir sí al amor.

Hoy, desde nuestros medios de comunicación, Dios entra con esa misma fuerza en nuestros hogares, nos arrebata el miedo convirtiéndolo en la fe confiada en quien entrega a su Hijo que se identifica con nuestro sufrimiento. Hoy, Cristo se hace presente con la palabra pronunciada en el Cenáculo: Paz a vosotros, no tengáis miedo.

Hermanos y hermanas. Dios nos bendice y nos une

Xabier Alonso

novena PARA EL DÍA 9º REUNIDOS RECIBIMOS LA FUERZA DEL ESPÍRITU

Este último día de la novena que hemos recorrido estos días finaliza con la celebración desde Roma de la oración y bendición que el Papa Francisco impartirá a todo el mundo. Una bendición excepcional en este singular tiempo marcado por el sufrimiento. Es una invitación a estar unidos en una sola plegaria, con todos, creyentes y no creyentes, con las otras confesiones religiosas. 

REZO DEL SANTO ROSARIO

MISTERIOS DOLOROSOS
(Martes y Viernes)

1º Misterio: Oración y agonía de Jesús en le huerto de los olivos.

Chegou a unha finca chamada Xetsemaní, e díxolles ós discípulos: “Morro de tristura, quedade aquí, e vixiade”. E avanzando un pouco caeu no chan, rogando para que se fose posible pasase del aquela hora. E dicía: “Abbá, meu Pai, ti pódelo todo, arreda de min este cáliz. Pero non se faga o que eu quero, senón o que queres ti”. (Marcos 14,32- 38)

o Hagamos memoria cual es la voluntad de Dios para nosotros.
o Contemplemos la fortaleza y la entrega del Señor.
o Demos gracias por cuantos aceptan su dolor y sufrimiento.
o Pidamos a la Virgen María, Nuestra Señora de la Franqueira, por los enfermos y
los necesitados. Oremos por los sanitarios, los cuidadores de mayores, las familias con discapacitados y ancianos.

Padre Nuestro, 10 Ave María, Gloria.

Oración:
Señor, concédeno-la graza
de pensármo-lo que é xusto
e de o cumprirmos con dilixencia.
A nós, que non podemos existir sen ti,
fainos vivir conforme á túa vontade.
Por Xesucristo o noso Señor. Amén.

2º Misterio: La flagelación del Señor

E Pilato, para compracer ó pobo, soltou a Barrabás; e a Xesús, despois de o azoutar,  entregouno para que o crucificasen. (Marcos 15, 15)

o Hagamos memoria de los golpes injustos que llevan los inocentes.
o Contemplemos el silencio del Señor.
o Demos gracias por nuestras flaquezas.
o Pidamos a la Virgen María, Nuestra Señora de la Franqueira, por los flagelados por la pobreza y la indiferencia. Por los que están en la calle, los refugiados y migrantes, por los descartados de la sociedad

Padre Nuestro, 10 Ave María, Gloria.

Oración:
Noso Deus, Pai eterno,
volve cara a ti os nosos corazóns,
para que nos consagremos sempre ó teu sevicio.
Fai que, buscándote sempre a ti,
que es o único necesario,
e amándonos uns ós outros,
te glorifiquemos en espírito e en verdade.
Por Xesucristo o noso Señor. Amén.

3º Misterio: La coronación de espinas

Os soldados, levárono, para dentro do pazo do gobernador. Vestírono de púrpura,
e trenzaron unha coroa con espiños e encaixáronlla... e cunha canivela dábanlle golpes na
cabeza e cuspían nel. (Marcos 15, 16-18)

o Hagamos memoria de los que soportan desprecio y burla.
o Contemplemos que la corona del Señor es el amor.
o Demos gracias por los que coronan su vida con las virtudes del Reino.
o Pidamos a la Virgen María, Nuestra Señora de la Franqueira, por los pueblos en guerra y sus víctimas. Pidamos para que desterrado el individualismo caminemos hacia un proyecto donde prime el bien común y el cuidado de los débiles.

Padre Nuestro, 10 Ave María, Gloria.

Oración:
Señor, ti áma-la inocencia
e vólvela a quen a perdeu.
Dirixe cara a ti os corazóns dos teus fillos
e concédeno-lo fervor do teu Espírito,
para que permanezamos firmes na fe
e as nosas obras sexan xustas.
Por Xesucristo o noso Señor. Amén.

4º Misterio: Jesús carga con la cruz camino del Calvario.

Entón prenderon a Xesús. Cargando el mesmo coa cruz, saíu para o lugar chamado a Caveira, que se di Gólgota en hebreo. Alí crucificárono, xunto con outros dous, un a cada lado e Xesús no medio. (Xoán 19, 16-17)

o Hagamos memoria de nuestras flaquezas al llevar la cruz.
o Contemplemos el camino del Calvario, el camino del amor.
o Demos gracias por los Cirineos que alivian el peso de los demás.
o Pidamos a la Virgen María, Nuestra Señora de la Franqueira, que abracemos nuestra cruz., que la vivamos en el silencio y con conciencia de entrega en el amor a Dios y a los demás.

Padre Nuestro, 10 Ave María, Gloria.

Oración:
Deus, noso Pai,
ti quixeches que o teu Fillo
padecese por nós o suplicio da cruz,
para nos librares do poder do inimigo.
Concédenos ós teus fillos
alcanza-la graza da resurrección.
Por Xesucristo o noso Señor. Amén.

5º Misterio: Jesús muere en la cruz.

Sabendo Xesús que xa todo estaba acabado, para que se cumprise plenamente a Escritura, dixo: “Teño sede”. Había alí un xerro cheo de vinagre. Entón, atando unha esponxa empapada de vinagre a unha cana de hisopo, achegáronlla á boca. Cando probou o vinagre dixo: “Está cumprido”. E, inclinando a cabeza, entregou o espírito. (Xoán 19, 28-29)



o Hagamos memoria de la muerte como un paso a la vida.
o Contemplemos la cruz de Cristo, en ella está nuestra salvación.
o Demos gracias porque el Señor nos libera de nuestras culpas.
o Pidamos a la Virgen María, Nuestra Señora de la Franqueira, por nosotros pecadores. Que el Señor nos conceda la reconciliación y el perdón de nuestros pecados.

Padre Nuestro, 10 Ave María, Gloria.

Oración:
Deus, noso Pai,
ti quixeches que o teu Fillo unixénito
morrese nunha cruz pola salvación de tódolos homes.
Concédenos a cantos coñecemos na terra este misterio
conseguir no ceo os premios da redención.
Por Xesucristo o noso Señor. Amén.

Letanías en Honor da Virxe da Franqueira
(Tomadas de oraciones, cantos e himnos en honor da Virxe da Franqueira)

Señor ten Piedad  Señor ten piedad
Cristo ten Piedad  Cristo ten piedad
Señor ten Piedad  Señor ten piedad

Cristo óyenos   Cristo óyenos
Cristo escúchanos  cristo escúchanos

Dios Padre Celestial. Ten Misericordia de nosotros
Dios Hijo Redentor del mundo. Ten Misericordia de nosotros
Dios Espíritu Santo. Ten Misericordia de nosotros.
Trinidad Santa, un sólo Dios. Ten Misericordia de nosotros.

Santa María.    Ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios.
Madre de Cristo
Madre de la Iglesia
Madre de paz redentora
Madre querida
Mujer bendita
Servidora del Señor
Estrella luciente
Eterna luz de milagro
Piedra de amor
Divina Fuente de Gracias
Fuente de alegría
Fuente de paz
Fuente de consuelo
Fuente de amor
Fuente de unidad
Fuente de Luz y de Vida
Ave de alegrías
Corona de dones
Corona de gozos
Alba de clemencia
Dulce mediadora
Cetro de bondad
Hermosa más que el sol
Ternura de corazón
Abrazo tierno de madre
Reina de los montes
Reina da Paradanta
Señora de los mares
Atenta en el camino de los niños
Bendición del labrador
Bendición de nuestros campos
Protectora de nuestros trabajos
Refugio de romeros y peregrinos
Fortaleza en el camino
Consuelo de nuestras almas
Consuelo en nuestras lágrimas
Ánimo en nuestra dolencia
Alivio de los enfermos
Hermosa y esbelta
Fortaleza en la fe
Seguridad en la esperanza
Constancia en el amor
Refugio de los pecadores
Vida en nuestra muerte
Guía de eternidad
Reina y Virgen
Reina de los Ángeles
Reina de los Patricarcas
Reina de los Profetas
Reina de los Apóstoles
Reina de los Mártires
Reina de los que viven la fe
Reina de las Vírgenes
Reina de todos los Santos
Reina Inmaculada
Reina elevada al cielo
Reina del Rosario
Reina de las familias
Reina de las Misiones
Reina de la Evangelización
Reina de la Misericordia
Reina de la paz

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
Perdónanos Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
Escúchanos Señor
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo
Ten Misericordia de nosotros

Ruega por nosotros, Nosa Señora da Franqueira
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo

Oración
Te pedimos, Señor, que, nosotros tus siervos, gocemos de salud de alma y cuerpo, y, por la intercesión da Virxe da Franqueira, seamos libres de las tristezas presentes y disfrutemos de las alegrías del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén




NOSA SEÑORA DA FONTE A FRANQUEIRA
novena

ORACIÓN PARA TÓDOLOS DÍAS


Benaventurada Nai de Deus, venerada coa  secular advocación de Nosa Señora da Fonte de A Franqueira: queremos manifestarche con toda confianza os desexos do noso corazón. A Ti acudimos, Nai boa, sabendo que escoitas as oracións dos teus fillos.
A túa imaxe de pedra lémbranos a fortaleza da túa fe, a seguridade da túa esperanza, a constancia do teu amor. Ver a Xesús no teu colo, tráenos á memoria que a túa vida estivo ó seu servicio. Fai que a Palabra do Evanxeo resoe sempre no noso interior para que saibamos recoñecer o paso de Deus pola nosa vida.

¡Naiciña! Sentímonos necesitados e renovamos diante de ti a nosa confianza. Axúdanos sobre todo a descubrir o que nos pide Deus noso Pai. Queremos, coma ti, ser felices cumprindo a súa vontade, animados polo  Espíritu Santo que nos fai recoñecer a Xesús como Salvador de todos. A El a gloria por séculos de séculos.

Día 9º: “Con María en oración”
(Intención: A Igrexa Diocesana)

A luz da Palabra
Entón volveron para Xerusalén desde o chamado Monte das Oliveiras, que está cerca de Xerusalén. Logo que chegaron á casa, subiron ó cuarto onde residían; eran Pedro, Xoán, Santiago, Andrés, Felipe, Tomé, Bartolomeo, Mateo, Santiago o de Alfeo, Simón o Zelota e Xudas o de Santiago. E todos eles adicábanse á oración, coas mulleres e mais María a nai de Xesús e cos seus irmáns. (dos Feitos dos Apóstolos)

Reflexión

Xesús deixa tras de si unha comunidade plural e fraterna, Igrexa de persoas reais e concretas.
Adicarse con María á oración é facer memoria de Xesús e adianto da comuñón definitiva.
É na Igrexa diocesana, presidida polo Bispo, onde atopamos o Espírito do Señor Resucitado que nos impulsa á comuñón fraterna e ó anuncio do Evanxeo.

Preces

Unidos na oración con María e sentíndonos Igrexa, preguemos dicindo: 
DÁNO-LO TEU ESPÍRITO

- Pola nosa Igrexa de Tui-Vigo para que, vivindo na unidade, sexa instrumento da presencia de Cristo no mundo. Oremos.
- Polo bispo da nosa diócese, para que guíe como bo pastor a Igrexa a él encomendada. Oremos.
- Polos sacerdotes e os que teñen encomendadas labouras pastorais na nosa Diócese, para que sexan constantes no amor e no servicio ó pobo de Deus. Oremos.
- Polos que exercen a súa misión na busca da xustiza e no compromiso social, para que expresen co seu labor a construcción dunha sociedade xusta e fraterna. Oremos.
- Por todos nós, convocados como Igrexa, para que sexamos fermento do Reino no medio do mundo. Oremos.

- ...   ...   ... (intencións particulares).

Unidos na oración de Xesús rezamos: Noso Pai...

Oración

Deus noso Pai, polo teu poder e a túa bondade a Virxe María, froito excelso da Redención, resplandece como imaxe purísima da Igrexa. Concede á nosa Igrexa diocesana de Tui-Vigo, que a venera coa secular advocación de Nosa Señora da Fonte da Franqueira, te-los ollos fixos nela, para que realizando o mandado de Xesús, se entregue ó servicio do noso pobo. Por Cristo, noso Señor. Amén.


¡Salve, Raíña,
Nai de misericordia!
Vida, dozura e esperanza nosa, ¡Salve!
Por ti chamamos
os desterrados, fillos de Eva.
Por ti suspiramos,
sufrindo e chorando neste val de bágoas.
Por isto, Señora e avogada nosa,
volve cara nós eses teus ollos misericordiosos.
E, despois deste desterro,
móstranos a Xesús, froito bendito do teu seo.
¡Clementísima,
piadosa,
doce Virxe María!
Roga por nós, Santa Nai de Deus,
para que sexamos merecentes
das promesas de Cristo, noso Señor.
Amén. 

REFLEXIÓN PARA EL DÍA 9º
REUNIDOS RECIBIMOS LA FUERZA DEL ESPÍRITU

He leído hace un momento un artículo que se titulaba "Un nuevo Pentecostés". Hacía el paralelismo entre ese día maravilloso en que los apóstoles reciben el don del amor de Dios prometido por el Señor Resucitado y nuestros hogares y la acción de la Iglesia que sale al encuentro de las personas heridas por esta pandemia. Una herida profunda que se clava en las carnes de nuestra sociedad haciéndola gustar el amargo sabor del sufrimiento. 

El día de Pentecostés aquellos hombres y mujeres, con María en el centro, están encerrados en casa por miedo. No se atreven a salir. Pero están en oración. No han perdido la esperanza, y una vez más, María, como icono de la Iglesia naciente, da la clave: la unidad. Una unidad de espíritus que anima a no caer en el pesimismo. Saben que fuera está el reto de anunciar a Cristo, crucificado, muerto, sepultado, que desciende a lo más recóndito de la muerte de la humanidad: ¿Cómo hacerlo? Pues experimentando en ellos mismo el nacer a la vida nueva que engendra el Espíritu. María, anima a decir sí a la fuerza que viene de lo alto, al fuego derramado en los corazones de los que confían. A decir sí al amor.

Hoy, desde nuestros medios de comunicación, Dios entra con esa misma fuerza en nuestros hogares, nos arrebata el miedo convirtiéndolo en la fe confiada en quien entrega a su Hijo que se identifica con nuestro sufrimiento. Hoy, Cristo se hace presente con la palabra pronunciada en el Cenáculo: Paz a vosotros, no tengáis miedo.

Hermanos y hermanas. Dios nos bendice y nos une

Xabier Alonso