domingo, 28 de febrero de 2021

QUE BIEN SE ESTÁ AQUÍ

 


No es extraño escuchar la expresión "qué bien se está aquí" en estas montañas da Paradanta, Montouto e a Canda. Un aire puro, un silencio solo roto por el canto de los pájaros (y a veces los extraños ruidos de las motos y demás vehículos que irrumpen como un ejército de moscardones gigantes). Qué bien se está aquí. Y es lo que buscan muchos en estos tiempos de desazón, incertidumbre, desestabilidad. Buscamos zonas de confort, refugio en medio de la lucha, evasión en las preocupaciones, descanso en las carreras por no ser alcanzados por un enemigo que lo devora todo: el tiempo. Sin éste estamos perdidos y cuando hay mucho resulta peor, pues muchos no saben "perder" el tiempo. Qué bien se está aquí! Ya no es fruto de la gratuidad de lo que te viene dado y que acoges como un regalo. Ya es también resultado del esfuerzo y del trabajo: la cultura del ocio se convierte en el negocio del ocio. Se gasta y gana dinero ocupando el tiempo de descanso: los hay que el placer compensatorio de ser un engranaje en la rueda de producción sentirte grande teniendo billetera gorda o super tarjeta para ser quien ordena y compra. Los que buscan un banquete lleno de los mejores platos, o por lo menos de una gastronomía desconocida que provoca el placer en el paladar y presumir de gestarte x euros en un suculento, pero minúsculo menú. Los que se evaden de los problemas con deportes de riesgo o arriesgando su propia vida. Los que necesitan nuevas experiencias, los que agotan el tiempo en el sofá dejando correr capítulos interminables de series atrapantes. Podrías seguir con la lista de todos los ejemplos que se te ocurran. 

Pero hay algo común en esto:

Querer evadirse, como si la vida que uno lleva durante la semana no fuese suya, sino impuesta, y ahora soy yo, creemos, quien toma las riendas de mi mismo. 

Necesidad de tener nuevas experiencias, cual más original.

Romper con todo. Romper con la máquina interior que está desbordada con tantas preguntas que nos hacemos.

Y si entras en el buscador y pones escuela de espiritualidad te tropiezas con métodos que te evaden, te ayudan a ausentarte, o tradiciones muy lejanas a nuestra esencia. Lo novedoso siempre atrae. 

¿Qué es espiritualidad?

Pues lo que hace Jesús con los apóstoles este domingo. La realidad es dura. El camino a Jerusalén es claro: la ofrenda por amor de la propia vida, la muerte.... y la Resurrección. Concepto y experiencia desconocido para ellos y sus contemporáneos ( permitidme también erróneo a veces en nuestra visión). El anuncio es claro, no pone palabras complacientes. El Hijo se entrega. Será duro. No lo asimilan, no puede ser, no entra en los esquemas.

Y toca subir en la intimidad de la amistad, Pedro, Santiago y Juan, a la montaña. El lugar es único, inmenso, la mirada se pierde en el horizonte. El silencio es total. Y el sol se queda en la sombra de la luz del Señor. Ya no es el sol el que ilumina, es el Señor. Ya no es la Ley de Moisés la que guía es el Señor. Ya no es Elías al que esperan, ya está aquí el Señor.

Qué bien se está aquí. Es lo único que se les ocurre. Envueltos en la nube de la gloria y Dios Padre pronuncia su mensaje: mi Hijo amado, escuchadle.

No. No te escuches a ti mismo. Ábrete a escuchar, a que la Palabra, el diálogo, el encuentro sea real. El Señor, como buen maestro, sabe que necesitan sus discípulos en cada momento. Se lo ofrece y es un reto. 

En esta cuaresma no te encierres en un monólogo agotador de lo que tienes que hacer, de lo que hay que cambiar, de lo que es obligatorio... entra en el Señor, deja que su luz lo llene todo y escucha. Escuela de espiritualidad del Tabor, de la Transfiguración, es dejar que El lo llene todo, lo que cada día vives, te inquieta y te hunde. Hacerlo en este camino que conduce a otra montaña, el Calvario. La cruz allí clavada es el árbol de la vida que da su fruto en el jardín. Deja que el Padre de las misericordias rescate la belleza de tu vida que está oculta bajo el traje sucio del pecado.

María nos acompaña en esta peregrinación

Feliz domingo


Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,2-10):

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.

Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»

Estaban asustados, y no sabía lo que decía.

Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: «Este es mi Hijo amado; escuchadlo.»

De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.

Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: «No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»

Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de «resucitar de entre los muertos».






domingo, 21 de febrero de 2021

EMPUJADOS AL DESIERTO, MENSAJEROS DEL EVANGELIO

 


Hemos comenzado la cuaresma. Una nueva oportunidad para que el Señor nos lleve al desierto y nos hable al corazón. Hoy leemos el texto de san Marcos. Breve, conciso y directo.

Tres aspectos

1.- El lugar: el desierto. Con esa doble mirada: es empujado por el Espíritu y se deja tentar por Satanás. Y también otros personajes secundarios: las alimañas y los ángeles.
Atrévete a entrar en este desierto. Es vital. Siente la fuerza del Espíritu, no eres tú el que deseas hacer cuaresma, es el Señor quien te empuja. El sabe que tienes miedo, porque podemos perecer. Entra, y deja que el mal deje al desnudo la realidad más cruda. 

2.- ¿Quién nos defiende? Es el Señor.
A quien se empeña en vivir a fondo el amor de Dios, a descubrirle en su vida, a dejarse renacer en su paternidad-maternidad, a ése, el Tentador lo asedia con fuerza. Cuantas veces crecen las dudas, nacen las inseguridades interiores, vienen las frustraciones, se adueña la tristeza, invade el cansancio. Te preguntas ¿para qué? y te dice el tentador, no te compliques la vida.
El amor debe ser purificado en la prueba, fortalecido en las dificultades.
Y le dices, con toda el alma: no nos dejes caer en la tentación

3.- Y Jesús va a Galilea. Allí comenzará todo, aquí, en la Galilea de los gentiles, en las periferias del reino, en medio de los que buscan, se sienten también inquietos, los que a veces les convencen que no tienen más futuro que ser el engranaje de un imperio. Y el grito de Jesús es la llamada a la conversión. Cambia tu versión, esto es, pon otra mirada a tu vida. Por la mirada del amor del Padre. Da un giro, mira a los lados, atrás, arriba y abajo, mira adelante. Porque la conversión es para la escucha, para la alianza, para el encuentro, para la verdad y la vida.
Cambia el rumbo y por la mirada en el final de este camino para ver la cruz pascual.

Feliz domingo
Xabier Alonso


Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,12-15):

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios.

Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Palabra del Señor


viernes, 19 de febrero de 2021

SALVEMOS

 


Hace unos días vi a una persona que llevaba una mascarilla con el hashtag salvemoslahostelería. Quisiera añadir varias propuestas: salvemos el trabajo juvenil, salvemos la educación, salvemos la sanidad, salvemos la pesca, salvemos la agricultura... comprendo que el sector hostelero, turístico, viajes, etc ha sufrido la caída del siglo, lo mismo que algunas de las empresas que desde antes del Covid están intentado sobrevivir. Lo que me lleva a unos puntos de reflexión que quiero compartir con vosotros:

1.- La expresión salvemos nos invita a todos a implicarnos en la recuperación de los sectores socioeconómicos de este país, y si me apuras del mundo. Pero, ¿cuál es la incidencia de mi compromiso en este salvemos?. Si lo que me pides es que sea solo un consumidor de productos y así salvar, temporalmente, lo que ya es una muerte anunciada de muchos trabajos, me pides poco. Ahora bien, si el salvemos, es una propuesta dirigida a los políticos pidiendo ayudas como observo, cambiemos la expresión por "salvadnos". Pues pedimos ayudas pero luego queremos ser nosotros los que victoreemos que hemos salido de esta. Me plantea algunas dudas, y las traslado.

2.- Lo segundo. Si necesitamos un cambio social y económico para resolver esta crisis, algo tiene que cambiar. No solo que adecúe los locales a la ley sanitaria, sino, el tiempo que hemos estado encerrados no nos hizo pensar en lo que veníamos haciendo?. 
Cambio de objetivos, ¿qué pretendo con mi negocio? 
Cambio de relaciones ¿cómo es el trato de los empleados? ¿y con los clientes?
Cambio de medios ¿soy honrado en la facturación y pagos?
Cambio en los beneficios ¿quien gana uno o todos?

3.- Porque la realidad de los trabajadores/as ha sido y es muy dura en este país. Yo no deseo que los puestos de trabajo sean como antes. Si se puede abrir la hostelería o cualquier otra empresa o negocio, por favor, que sea de forma honrada y justa. Todos hemos conocido y conocemos personas que han sufrido días de trabajo con contratos de horas, trato injusto y de desprecio para los colectivos migrantes, negocios que facturan en b o trabajadores sin contrato y seguridad social... 

Y los que pueden y desean que también le den una vuelta a las leyes laborales.

No busco más que pensemos por un momento

Yo no quiero volver a lo de antes, obviando evidentemente a los que lo hacen bien, por eso te pido una serena reflexión y que accedas al enlace que te facilito Iglesia por el trabajo decente y lo analices.

https://www.iglesiaporeltrabajodecente.org/2021/02/17/itd-senala-que-ahora-mas-que-nunca-es-el-momento-de-crear-empleo-digno-sostenible-e-inclusivo/

Hoy podemos decir Sálvame, sálvanos Señor, del egoísmo, del consumo desenfrenado, de la violencia interior, del pesimismo, de la actividad que provoca desigualdades, del enfrentamiento, 


gracias

Xabier Alonso




jueves, 18 de febrero de 2021

PON UNHA K7 NA TÚA VIDA

 


Ter unha karcher na man é unha sensación de poder, de dominar a suciedade con toda a súa forza. Resulta curioso que o nome dunha marca, neste caso a karcher, sexa co que conocemos a unha máqina que se chama hidrolimpiadoras. Pero ese é outro capítulo.

Propóñoche nesta coresma que iniciamos onte coller unha máquina hidrolimpadora de boa potencia a K7 e te poñas a facer unha boa limpeza. As características K7 son as seguintes:

1.- Kmiño que se inicia no recoñecemento da nosa propia realidade. Un camiño polo deserto que nos levará de novo á terra de onde temos saído. Voltar ao xardín onde é o lugar da vida.

2.- Kmbio que non é so por propia vontade, nin facer un lavado de cara, hai que ir á orixe do mal. Cambio que nace como chegada á fin do camiño, onde a porta da casa do Pai está aberta. O cambio, a conversión non remata ata que sentimos o abrazo da misericordia.

3.- Klidade pois queremos facer as cousas ben. Se a chamada á conversión ven de Deus, os medios no-los propón el, o destino e a vida pascual, as posibilidades son inmensas, que pode fallar? 

4.- Klidez.  A coresma non é fría, nin escura, nin tétrica, é un labor no que non estamos sós. Entra no cuarto do corazón, onde non estás so, escoita no escondido e sinte a calidez do amor

5.- Kriño dos que fan o camiño contigo. Non estamos a ver quen chega primeiro, nin que é mellor, nin quen adaba máis puntuación. A coresma non é unha competición entre rivais, é un camiño de cruz ao que somos todos chamados. E a cruz é o signo do maior amor.

6.- Ksa común. Cando o home é desterrado do xardín onde fora posto é porque o pecado violenta a convivencia co seu entorno, é unha ruptura con todo.A coresma, co xexún, fainos conscientes do agradecidos que debemos estar polos bens e a responsabilidade de que chegue a todos. A casa común é de todos, non so duns poucos, coresma é renunciar ao consudo desmesurado.

7.- Kridade. A esmola fainos solidarios no camiño dos pobres, porque é o noso. Xesús non dixo no evanxeo facédevos ricos, nin tede moitos bens, nin posuide sen que houbese un mañá. A esmola non é o resultado do que eu decido, senón, o acto de xustiza  polos que berran de sufrimento  ante o Pai.

Esta é a K7 para iniciar esta coresma. Pon unha karcher na túa vida.

Recoméndovos que vos unades ao grupo diocesano de wapp sobre a encíclica "Fratelli tutti" é un precioso medio de reflexión para inciar o día. Mandovos o enlace

Enlace co wapp da diocese sobre Fratelli tutti

Tamén a diocese acaba de por nas redes a través páxina web unha serie de recursos, entre eles, un espiritual do que vos envío o enlace. Un comentario diario do evanxeo. Moi interesante e propio da nosa Igrexa de Tui-Vigo.

Este é o enlace para o servizo de espiritualidade

https://open.spotify.com/show/53hodnGgGZmTPZNMxyYNID?si=TzIAor8_QuKFGJ6zExMFHQ&nd=1

para ampliar nos diversos temas podedes entrar na páxina de recursos

https://www.diocesetuivigo.org/recursos/


feliz día

Xabier Alonso








martes, 16 de febrero de 2021

MÁSCARAS E CARAS


Cando comezou a pandemia houbo a urxencia de facer as máscaras para a protección dos sanitarios. Milleiras delas saíron das pericias de voluntarios e voluntarias que deron o mellor de si. As iniciativas foron xurdindo por todas partes, calqueira que tivera unha máquina de coser puxo todo a este servizo e labor. A producción e venda a nivel mundial estaba moi ben estudada. A obrigatoriedade da poboación fíxose esperar e os prezos máis asequibles tamén. Diversos estamentos de goberno foron buscando o xeito de que agasallar cunha máscaras era a mellor propaganda de ser servizo público. Pront pasou a ser un produto máis que está na porta dos fogares e non esquecer que hai que saír con ela posta.

Xa se lanzaron ao mercado máscaras de deseño e de desexo, pois o consumo coneverte algo imposible para a maioría en imitable por todos. E que ao fin, ata nesta prenda sanitaria podemos marcar as diferencias. Xa teño visto que puxo mala cara ante unha persoa que traía a máscara un pouco sobada, sen saber que era a única que tiña desde hai moito, porque non da para máis o salario.

No medio destas xurdiu unha pregunta. Como se di en galego, macariña? E todos aceptamos que non, esa é unha castelización, o dicionario dinos máscara. E hoxe, martes de entroido coinciden 3 acepcións do mesmo termo que quero traer:

A máscara de entroido, a máscara sanitaria e a máscara facial embelecedora.

As tres teñen algo en común, que non son nosas, están postas enriba do noso rostros e ocultan a nosa verdade. A do entroido quere ou ben meter medo ou facer rir, a sanitaria vennos salvar dun posible contaxio ou defender a outros que poida contaxiar e a embelecedora sopórtase para que ao retirala poida ter una aspecto mellor. 

Pero as tres non poden ocultar unha verdade que nos delata: os ollos, a mirada, polos que somos vulnerables, recoñécennos. Por iso cando queren publicar unha foto dalguén a quen non se quer recoñecer non lle tapan a cara, senón que lle ocultan os ollos. 

Que máscara levamos hoxe? Detrás de que imaxe quero ocultar a verdade? Que imaxe quero proxectar cara aos demáis? 

Vede que somos moi dados a deixarnos levar, a confundirnos na masa, a non dar a cara. E ben distinto do ue nos ensina Xesús que nos convida a tomar opcións e decidirnos por el en libertade, que nos propón ser fermendo no medio da masa e a que o noso si sexa si e o noso non sexa non.

Poñamos a nosa mellor cara, de sorriso e ledicia, de amabilidade. Deamos a cara polos que máis o necesitan. Non sexamos caraduras e poñamos beleza natural.

Unha aperta neste entroido

Xabier


sábado, 13 de febrero de 2021

TÓCAME, POR FAVOR


 A punto de iniciar el tiempo cuaresmal seguimos recibiendo el regalo de la Buena Noticia de este domingo. Las semanas anteriores, y no olvidemos que aún estamos en le capítulo 1º de Marcos, Jesús nos ofrece:

La llamada a los primeros discípulos. Pedro, Andrés, Santiago y Juan en el ambiente cotidiano del trabajo. Ellos son los testigos privilegiados de estos inicios sorprendentes del Reino.

La liberación del mal del mal de un hombre en la sinagoga de Cafarnaúm. En el ambiente del culto, donde se escucha la Palabra revelada, Jesús pone en el centro al hombre víctima del mal para darle la auténtica libertad.

El domingo pasado contemplamos como entraba en le ambiente familiar. Llegaba hasta la habitación donde yacía postrada la suegra de Pedro. La toma de la mano y esta mujer se incorpora al dinamismo de la Gracia, es levantada para servir, a lo que somos todos llamados desde el bautismo.

Hoy, Jesús, se contamina de la enfermedad para sanar. Me explico.

El leproso no solo padece una enfermedad mortal, sino que tiene que soportar que nadie le socorrerá. Es expulsado. No existe una estructura social que sea capaz de compadecerse de un leproso dándole cobijo, auxilio, consuelo y salud. Lo único que puede esperar es la compasión de Dios. Que este hombre acuda a Jesús ya es un reconocimiento, no solo de quien tiene un corazón compasivo, sino, el Hijo de Dios que podrá sanarle y reincorporarlo a la sociedad. Pero el gesto de tocar a este enfermo es para Jesús el haber tenido contacto con un leproso, y esto supone, tener que abandonar todo contacto civil, por esto sale de las poblaciones. 

Veamos ahora el texto desde la dos perspectivas.

Desde el leproso. Yo necesito ser sanado de mis enfermedades, de mi pecado, de mi mal. Y además, reconozcamos, el mal es muy contagioso, creo que es el peor "virus" que podemos tener. El pecado nos excluye de la relación con nosotros mismo, con los demás, con la creación y con el Padre Bueno. Desde esa condición solo Dios me puede salvar, solo El puede limpiar mi vida.

Desde Jesús. No es excluyente. Acoge el lamento, el dolor, interior y exterior. Sabe de que barro estamos hechos, y el se embarra, se hace frágil, se hace nada (se anonada) para hacernos, por su Pascua, auténticos hijos e hijas.

Tócame por favor, Señor, abraza mi ser, hazme tuyo y en ti.
Limpia mi ser y mi vida en tu amor.
Y concédenos no tener miedo a tocar las heridas supurantes de los hombres y mujeres.
Danos un corazón abierto y sincero, sin acepciones ni exclusivismos, sin miramientos.
Que no expulsemos a nadie de nuestra vida y no tengamos miedo a que nos expulsen por hacer el bien.

Feliz domingo
Xabier Alonso

Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,40-45):

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.»

Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.»

La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.

Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»

Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo, se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes

jueves, 11 de febrero de 2021

ENVIAD LOS NOMBRES DE LOS ENFERMOS Y NOS UNIMOS EN ORACIÓN


 Hoy se celebra la Jornada Mundial del Enfermo en el marco de la festividad de Nuestra Señora de Lourdes. Otro día tendremos oportunidad de hablar de  los vínculos de este santuario da Franqueira y el de Lourdes

Os propongo unirnos a las iniciativas de la Delegación de la Pastoral de la Salud y desde hoy hasta el domingo por la tarde añadir una desde este santuario

Lo primero es la retransmisión de la celebración de la Eucaristía que presidirá el Obispo d Luis desde el Hospital Alvaro Cunqueiro.

Os envío el enlace de conexión por youtube

MISA DESDE EL HOSPITAL ALVARO CUNQUEIRO A LAS 11 h

también se enviará el rezo del rosario, en cuento lo tenga os lo hago llegar

DESDE EL SANTUARIO

1.- Enviad el nombre de los enfermos por los que rezamos. al awpp 609472591 o al correo info@afranqueira.org Los pondremos a lo largo de estos días en el altar hasta el domingo por la tarde que tendremos la Misa vespertina a las 5 y la bendición de los enfermos.

2.- Y una propuesta. Si alguien desea participar en un grupo de visitadores de enfermos y pastoral de la salud me lo comunicáis por wapp 609472591 o por el crreo info@afranqueira.org

Durante este tiempo de semiconfinamiento iremos recibiendo la formación para comenzar la acción en fechas posteriores.

Para cualquier duda no tenéis más que llamarme

Xabier Alonso