domingo, 11 de abril de 2021

Y TOMÁS CREYÓ


Y Tomás no daba creído. El testimonio de sus hermanos no era suficiente para aceptar la resurrección del Maestro. Necesitaba ver para creer. Tocar, sí, tocar al Señor. Las heridas en las que metió el dedo no es solo una prueba contra la incredulidad. Las heridas son la demostración de que el Señor había sufrido, sacrificado su vida en la cruz. Que no es un dios al uso de las narraciones mitológicas. Es el que acepta el ser humillado, el ir a los infiernos, a donde están las generaciones esperando los tiempos nuevos. 

Creer es tocar las heridas de Hijo que se levanta de la muerte y levanta de las heridas a la humanidad. Creer es ver cara a cara la mirada de la misericordia. Creer es proclamar "Señor mío y Dios mío"

 



Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-31):


Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos.

Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegria al ver al Señor.

Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»

Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.

Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»

Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»

A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos.

Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.»

Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»

Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!»

Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»

Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.






viernes, 9 de abril de 2021

SEMPRE DOUS


 "Que mágoa que o home estea so!"
É ben certo que a vida das persoas compréndese desde o encontro cos demáis. Non podemos vernos ben a nós mesmos. A nosa visión sempre será distorsionada. Por moi limpo que estea un espello a nosa imaxe está ao contrario da realidade, polo que temos que ter tamén unha ollada desde outra perspectiva para vernos na globalidade. Vemos con doble perspectiva con dous ollos que nos dan amplitude. Dúas son as fosas nasais, dous os brazos e as mans, dúas pernas. E todo desde a súa posición. Non se opoñen, compleméntanse e axúdanse. Podemos traballar sen algún membro? Si. E ben seguro que potenciaremos as capacidades de outros. Non hai deficiencias, senón novas potencialidades. Non hai barreiras senón outras búsquedas. Non hai trabas senón oportundades. Podemos emprender proxectos sos? Pero posiblemente rematen cando xa non esteamos. Somos quen de buscarnos a supervivencia sen ninguén? Pero ben seguro que morreremos de soedade. 

Acaba de comezar a campaña da declaración da renda. As mensaxes que recibimos é a da responsabilidade, a conciencia comunitaria, o ben común, a solidariedade, a colaboración social. O traballo persoal, o beneficio propio, o esforzo dos proxectos, os resultados do labor quedan abertos á sociedade a través da nosa declaración fiscal. Non é so devolverlle á sociedade o que ela me deu para formarme como persoa, como profesional; non é so que teña que contribuir para manter unhas estructuras que garanticen os dereitos esenciais dos cidadáns: saúde, educación, etc. Vai moito máis alá:

1º. A necesidade de redescubrir o lugar que ocupa a persoa no proxecto mundial. Non somos so xeradores de riqueza, maquinarias de produción ou elementos dun deseño. A persoa, como protagonista do seu destino, non so senón no camiño compartido, compleméntase no labor de progreso.

2º. A necesidade de redescubrir o destino dos pobos e do mundo. Todo está chamado a converxer na unidade porque moito nos leva a pecharnos en nós negando a posiblidade de encontro sincero cos demáis, levantando balados e poñendo fronteiras infranqueables

3º. Sabernos membros dunha familia que nos necesitamos, nos complementamos e nos axudamos. Todos temos algo que aportar.

4. Abrir camiños de esperanza sabendo que nada está perdido e ninguén está fora. A vida cosntruímola desde a sinxeleza e a transparencia.

5. Progresar non é so invertir, nin conseguir beneficios. As mellores cousas son gratuidade e gratificantes.

O noso labor, o traballo non so nos beneficia a cada un senón que edifica un mundo mellor. Non estamos sos.

unha aperta

Xabier Alonso


domingo, 4 de abril de 2021

BOA PASCUA. Nova creación

 


NOVA CREACIÓN

E Deus rompeu o silencio e  dixo: “Fágase a luz”
E xurdiu a luz nova, rompeu a noite e a escuridade.
A luz fíxose día e agarima con dozura os cabelos do mundo.
A luz foi amencida dun espertar sereno de paz.
A luz resplandece e non se detén, non se atrapa nin se esconde.

 

E Deus rompeu o silencio e dixo: “Abrolle auga”
E as veas na terra abriron mananciais,
e o frescor e a limpeza regaron o mundo.
Xa non hai sede, nin impurezas,
xa non hai secura, nada que murche.
E a vida florece e o corazón é torrente
que salta ata a vida eterna.

 

E Deus rompeu o silencio e dixo: “Haxa froito”
E a semente foi agromando en herba verde
e o espiga fíxose ouro de alimento.
E xa non hai máis fame, pois Deus faise pan
e fartura para quen pon a man suplicante.

E Deus rompeu o silencio e dixo: “Haxa paz e ledicia”
E a morte fuxiu tremente, xa non ten cabida.
Xa o Espírito alenta, e nada volve a ser o de antes.

 

E Deus pronunciou  teu nome, e chámate fillo/a
e xa non hai tebras, todo é luz;
xa non hai sede, todo é frescura;
xa non hai fame, todo é fartura;
xa non hai medos, todo é paz;
xa non hai morte, todo é vida.

 

Cristo resucita, luz, auga, alimento e vento
Feliz Pascua

Xabier Alonso
4 de abril de 2021

viernes, 2 de abril de 2021

DÍAS DE PASIÓN Y VIDA


Y la Palabra se hizo gesto.
La mirada se inclinó,
el Maestro a los pies,
el discípulo a su interior.
Las manos toman el cuerpo,
cansado y sucio del hombre peregrino,
y el agua renueva el cuerpo malherido.
Maestro y Señor nos da la lección
de ser siervo, esclavo por amor,
ser cordero sacrificado en el altar de pasión.


Y la Palabra se dio en alimento.
No es apariencia,
la realidad supera los sueños.
No es mentira, es el mismo Dios,
hecho hombre vendido,
apasionado en pasión,
aprisionado en el corazón.
Es la verdad del Hijo
que solo atiende a razón
que el hombre no comprende
el que se hace prisionero
en la cárcel de su amor.


Y la Palabra se hizo verdad
que se proclama al ser juzgado
por quien perdió el juicio,
el hombre en el engaño
condena a muerte
quien ha vencido la mentira.


Y la Palabra se hizo belleza
la que se oculta tras la sangre
los golpes y suplicios.
Es belleza de semilla
molida para ser amasada
pan de vida que alimenta
una humanidad hambrienta.


Y la Palabra se hizo silencio,
camino de Calvario
piedra y lamento
mirada, agua al sediento.


Y la Palabra se hizo bienaventuranza
pues los pobres, los hambrientos
de paz y justicia,
los golpeados, los harapientos, 
los últimos que serán primeros.


Y la Palabra se dejó clavar
y contemplaron en lo alto
al que fue traspasado.


Y la Palabra se hizo silencio,
el día noche,
la historia en tiempo
Dios no se esconde
y pregunta
¿Dónde está tu hermano?
El inocente muerto en cruz colgado.
¿Dónde está tu hermano?
Diciendo que soy perdonado.
¿Dónde está tu Dios?
El la cruz, Cordero inmolado.

Y la Palabra se hizo silencio,
mirada, suspiro,
se hizo abrazo: mujer,
mujer, ahí tienes a tu hijo.
Y la mujer se hizo madre,
maternidad germinada en muerte,
si hay madre hay vida.

Y la Palabra se hizo esperanza
en el vientre de la tierra
que brota y germina
en la vida nueva.


Xabier Alonso
2 de abril de 2021
Viernes Santo